EL COMPOSTAJE

El artículo del blog de diciembre aborda un tema muy importante para aquellos que tienen huerta y jardín, y que tienen que fertilizar el suelo. Estamos hablando del compost.

Portada con botellas de vino

¡Hola querido agricultor! ¿Recuerdas que durante los meses anteriores te fuimos explicando paso a paso el proceso para elaborar vino artesanal? Desde la vendimia y despalillado, pasando por la maceración y fermentación y el trasiego del vino hasta llegar a la fase final del embotellado y conservación.

Ahora comenzamos un capítulo nuevo, y los siguientes posts mensuales tratarán acerca de cuestiones relacionadas con el campo, huertos y jardines.

Este primer artículo trata acerca del compost, y su influencia positiva para conseguir unos mejores rendimientos de la tierra cultivada.

 

QUÉ ES EL COMPOST Y SUS FASES

Comencemos por el principio. Seguramente sepas de primera mano que el abono sirve para nutrir a las plantas, y que así se desarrollen en un entorno favorable.

Ahora bien, el compost además otorga múltiples beneficios en el suelo donde se deposita, y permite que esté equilibrado de sustancias químicas entre las que destaca el carbono y el nitrógeno, y otros factores relacionados.

Entre esos factores relacionados se hallan la temperatura y la humedad.

En un primer momento, hay que juntar todos los elementos orgánicos que se quieran convertir en abono, con el requisito indispensable de que no haya material contaminado, para que ello no afecte al desempeño del proceso de compostaje y se permita a los microorganismos crecer en este entorno.

A continuación, debido al proceso de fermentación que se produce, se entra en una fase termófila, en la que gradualmente se va aumentando la temperatura hasta alcanzar unos 70ºC, y se va evaporando el agua de su interior, llevándose consigo agentes patógenos.

En última instancia, se llega a una fase final, en el que la actividad de los microorganismos y bacterias en el compost se reducirá, y consecuentemente la temperatura en su interior disminuirá, en lo que se denomina la etapa de fermentación lenta, que puede extenderse unos 3 meses, y que tendrá una composición rica en nutrientes que favorecerá la fertilidad del suelo seleccionado.

Brotes de plantas germinando

VARIEDADES DE  COMPOST

No existe una única fórmula para hacer el abono fertilizante. Dependiendo de los recursos con los que cuente en ese momento el agricultor y sus intereses, podrá optar por una combinación que dé resultados más rápidos o por el contrario, en un proceso más sostenido en el tiempo.

  • Compost fresco: Este tipo de abono se obtiene en cuestión de aproximadamente 3 meses y en su composición destaca el nitrógeno, el cual es muy apropiado para suelos donde haya cambios de temperatura y humedad durante el proceso de cultivo.

Su apariencia será heterogénea, húmeda, y se podrán observar restos orgánicos sin descomponer. 

Entre los alimentos que mejor sinergia tienen con esta modalidad de compost son: las patatas y los tomates.

  • Compost maduro: La apariencia y composición de este abono se consigue tras un periodo que ronda los 6 meses, y en el que en este proceso biológico, los restos se habrán descompuesto convirtiéndose en materia orgánica rica en nutrientes.

En este caso, la relación entre carbono y nitrógeno será de 15:1, y se podrá utilizar para prácticamente cualquier planta, ya que recibirá los nutrientes necesarios para desarrollarse en buenas condiciones.

PROCEDENCIA DE LOS COMPOSTS

Para la elaboración del abono, el agricultor va a poder darle una segunda vida a los restos orgánicos que ya no le sean útiles. 

Dependiendo de si se quiere producir compost a pequeña escala para utilizarlo en una huerta o jardín particular, o a gran escala para un campo de cultivo extensivo, la materia orgánica que se emplee será distinta.

  • En el caso de tener una pequeña huerta o jardín, los restos de frutas, verduras y hortalizas, así como las cáscaras de los frutos secos y los huevos serán opciones ideales. 

Así mismo, el contenido de las bolsitas de las infusiones y los posos del café aportan muchos nutrientes a la composición del abono que se esté elaborando.

Además, las hojas, ramas y césped cortado podrán seguir siendo útiles en lugar de llevarlos al contenedor de la basura.

Para llevar a cabo estas tareas de poda y siega, te recomendamos la utilización de cortasetos y cortacésped, para que luego puedas utilizar el material acumulado para tu composición de compost.

    Restos orgánicos de frutas y verduras
    • Si se trata de elaborar compost a mayor escala, los materiales anteriormente citados podrán ser complementarios, pero insuficientes para poder obtener una cantidad de abono capaz de abastecer a un campo de cultivo, que previamente habrá que dejar preparado antes de esparcir el compost por encima. En este caso, la motoazada será tu mejor aliado.

    Por un lado, pueden emplearse los restos de las cosechas que hayan sobrado, como troncos y ramas cortados con motosierras, o frutos desechados por no cumplir unos estándares de calidad, que aportan carbono y nitrógeno a la composición respectivamente.

    Hay otros subproductos como las cáscaras de frutas y verduras que producidas a gran escala por la industria alimentaria, dejan tras de sí, pilas enormes de estos restos.

    En último lugar, como no podría ser de otra manera, estaría el estiércol de los animales, y que da compost de buena calidad de forma natural.

    Ten presente que en Sucesores de Moreno te ofrecemos el equipamiento para huerta y jardín que estás buscando, así como los accesorios necesarios para mantener tu maquinaria en buen estado

    Síguenos en nuestros perfiles de Facebook e Instagram para estar al tanto de publicaciones en las que tratamos temas de enología, huerta y jardín y construcción y mantenimiento de piscinas.

    También puedes encontrarnos en nuestra tienda física, situada en el Polígono de los Villares, Salamanca.

    ÚLTIMOS POSTS

    Cultivos de invierno

    Cultivos de invierno

    ¿Quieres conocer los secretos de cuáles son los mejores cultivos para invierno y cómo cuidarlos? Entre en este blog para descubrirlo.

    Embotellado y conservación del vino

    Embotellado y conservación del vino

    El artículo de noviembre va dedicado a la conservación, embotellado, y el posterior almacenamiento del vino en unas condiciones óptimas.

    Trasiego del vino

    Trasiego del vino

    El post de octubre va dedicado a una de las últimas etapas de elaboración del vino artesanal, que es el denominado trasiego o trasvase.