Maquinaria

Ya hemos vendimiado y con todo el frescor de la uva procedemos a estrujarla y despalillarla. Cuando hacemos el vino blanco o el rosado, después de haber estrujado y despalillado las uvas, las prensamos para que fermente el mosto, y cuando hacemos el tinto, llenamos los depósitos con el mosto después de la fermentación.

 

Los depósitos inoxidables, permiten controlar mejor la fermentación tumultuosa, que es fundamental para conseguir calidad y aromas. Los vinos blancos y rosados los fermentamos a unos 15ºC o 17ºC y los tintos entre 25ºC y 28ºC. El siguiente paso después de la fermentación es el filtrado para dejar perfectamente limpios y brillantes los vinos. Por ultimo, cuando ya tenemos el vino en perfectas condiciones, procedemos al llenado, encorchado y encapsulado de las botellas, y lo hacemos con limpieza, rapidez y comodidad.

También disponemos de depósitos para el almacenamiento de aceite, miel y para la elaboración de cerveza, así como estrujadoras de manzanas.